top of page
  • fhuezo

BRUJERÍA ESPIRITUAL

Hace años, tratando de conocer mejor a una pareja, les pregunté cómo se conocieron. Sonriendo, la esposa me dijo: “Él era un líder en mi grupo de jóvenes. Me enamoré de él desde el día que nos conocimos y ese día comencé a orar para que se enamorara de mí. Después de un año, Dios escuchó mi oración y finalmente se fijó en mí”. Sin saber qué decirles, dije: "Eso es genial" y cambié de tema.


Todo ese día me sentí culpable por no tener el coraje de enseñarles sobre la brujería espiritual. Hijos de Dios, uno de los dones más valiosos que Dios nos ha dado es nuestro libre albedrío. Dios no nos obliga a hacer nada en contra de nuestra voluntad. Somos libres hasta de elegir la vida aceptando el sacrificio de Cristo en la cruz, o la muerte rechazándolo. Si Dios, nuestro Creador, no quita a nadie el derecho a elegir, ¿quiénes somos nosotros para hacerlo?


Oramos brujería espiritual, pidiéndole a Dios que convenza a la gente de hacer lo que queremos. Dios no contesta esas oraciones. La Biblia nos dice en 1 Juan 5:14 que la confianza que tenemos al acercarnos a Dios es que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Dios no manipula a nadie. Las oraciones que Dios escucha son aquellas conforme a Su voluntad. Satanás, por otro lado, ama manipular a las personas y lo último que queremos es darle lugar al diablo siendo egoístas.


Como hijos de Dios, podemos pedirle a nuestro Padre Celestial que corrija los pasos de alguien que va rumbo a la perdición, porque Dios no quiere que nadie se pierda. Podemos orar para que Dios guíe a nuestros seres queridos porque al hacerlo estamos orando por Su voluntad. Incluso podemos pedirle a Dios el favor de las personas, pero nunca orar en contra de la voluntad de nadie. Aparte de ser carnal, es una pérdida de tiempo.


Manipular a las personas es pecado, aunque lo que queramos sea manipularlas para bien. Orar en contra de la voluntad de una persona es egoísta. Si alguna vez has orado brujería espiritual, arrepiéntete. Probablemente tenías buenas intenciones, pero orar para que alguien haga algo en contra de su voluntad, incluso si es algo que consideras bueno, va en contra de la voluntad de Dios. ¡No lo hagas!



31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page