top of page

El Orgullo, la Avaricia y los Pecados Sexuales

Cuando te sientes a comer con un gobernante, presta atención a lo que tienes delante, y pon un cuchillo en tu garganta si eres dado a la glotonería.

Proverbios 23:1-2


El orgullo y la avaricia son pecados que pueden llevarnos fácilmente a la destrucción. Su peligro más significativo es que la mayoría de nosotros no reconocemos que hemos caído en sus garras hasta que estamos hasta el cuello en problemas por su causa. También viajan juntos y traen a otros con ellos. Si abres la puerta de tu corazón al orgullo, la avaricia seguirá, y los pecados sexuales eventualmente se unirán a ellos.


El orgullo, la avaricia y los pecados sexuales son gobernantes. Son las razones por las que la mayoría de las personas terminan en la cárcel y las razones de la mayoría de los divorcios, fracasos ministeriales y guerras. Si crees que estoy exagerando, piensa en el último escándalo ministerial. Nueve de cada diez escándalos ministeriales se deben al orgullo, la avaricia o a los pecados sexuales.


Por eso Salomón en Proverbios 23 nos insta a ponernos un cuchillo en la garganta si estamos sentados a la mesa de un gobernante y somos dados a la glotonería o a la falta de autocontrol. Aunque vigilar cuánto comemos siempre es una buena idea, no creo que Salomón estuviera preocupado por comida sino por cómo un gobernante espiritual puede tentarnos.


Nos guste o no, todos somos gobernados por alguien o algo. Servimos a Dios o servimos a nuestra carne. Si servimos a Dios, el Espíritu Santo nos ayuda a navegar a través de las tentaciones, y podemos decir NO cuando un gobernante espiritual nos tienta. Combatimos el orgullo con la alabanza, la avaricia con la generosidad y los pecados sexuales con la sumisión a la Biblia. ¿Quién necesita un cuchillo cuando tenemos la espada del Espíritu?


Si, por otro lado, nuestra carne nos gobierna, estamos solos, y te garantizo que tarde o temprano te encontrarás sentado a la mesa de un gobernante. Se te presentará una oportunidad de bajar tus estándares por dinero, poder, o notoriedad. La pornografía puede tocar a tu puerta, o la persona equivocada puede ofrecerte la aceptación que tanto deseas. Dudo que puedas agarrar un cuchillo en ese momento y olvídate de ponértelo en la garganta.


Todos sabemos cuál de los gobernantes mencionados anteriormente podría tentarnos primero. Nadie, mis amigos, está exento de ser tentado, no importa cuánto amemos a Dios. No dejes que el orgullo te haga pensar que nunca caerás en la tentación. Tomemos un momento esta semana para ponernos delante del Espíritu Santo y pedirle que escudriñe nuestros corazones. Asegurémonos de que nuestro único gobernante sea Dios Todopoderoso.


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page