top of page
  • fhuezo

Estad quietos y...

¡Ahora pues, quédense quietos y vean esta gran cosa que el Señor está a punto de hacer ante sus ojos!

1 Samuel 12:16 (NVI)


Tratando de testificarle a una compañera de trabajo sobre el poder de Dios, le conté sobre el día en que la guerrilla tomó el control de la ciudad donde mi familia y yo vivíamos en El Salvador. Para evitar que el ejército recuperara el control de la ciudad, bloquearon la calle principal haciendo retroceder un autobús escolar contra la pared del almacén de mis padres. Mis padres tenían un negocio que vendía materiales para zapatos. En ese almacén almacenamos galones de pegamento, rollos de cuero y cajas de suelas de goma para zapatos, los cuales son inflamables.


Vivíamos en el segundo piso del edificio donde estaba el almacén. A través de nuestras ventanas, vimos cómo un grupo de jóvenes vaciaban botellas de gasolina dentro del autobús y trataban de prenderle fuego. Mis padres, mis hermanos y yo comenzamos a orar. Sabíamos que solo Dios podía evitar que el fuego de ese autobús quemara nuestra casa y a nosotros en ella. Para la gloria de Dios, vimos como en tres ocasiones intentaron prender fuego a ese autobús y cada vez el fuego se apagó. Experimentamos un gran milagro ese día.


Después de mi conversación con esa compañera de trabajo, pensé: “Extraño ver milagros”. Fue entonces cuando Dios me recordó que veo milagros todos los días. Cada uno de nosotros es un milagro andante. No tengo que estar en grave peligro para ver a Dios hacer milagros. Todos experimentamos milagros todos los días y, lamentablemente, no los notamos.


Nuestros ojos son maravillas; nuestra capacidad de ver es una maravilla. La forma en que nuestro planeta se mueve alrededor de su eje es inexplicable. ¿Alguna vez has visto un grano de arena bajo un microscopio? Si no lo has hecho, deberías hacerlo. Cada grano de refleja la biología y la geología del área de donde fue arrancado. ¿Te imaginas cuántos tesoros hay en una sola playa?


Estoy agradecida por el Dios de milagros al que sirvo. Estoy sumamente agradecida por los milagros que he experimentado en las adversidades, pero para ser honesta, prefiero quedarme quieta y ver las grandes cosas que Dios hace ante mis ojos en un día cualquiera. Si me quedo lo suficientemente quieta hoy, podría llegar a experimentar el milagro de ver a un colibrí batir sus alas de 12 a 90 veces por segundo.


No me importaría vivir hoy el milagro de ver caer del cielo un millón de gotas de agua, a las que llamamos lluvia, especialmente aquí en California. Mi querido amigo, si disminuimos la velocidad lo suficiente como para notarlas. Si nos quedamos quietos, podemos ver las grandes cosas que Dios hace a nuestro alrededor todos los días. Quédate quieto y disfruta de algunos milagros hoy.



15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page