top of page
  • fhuezo

¿Estamos Preparados para lo Inesperado?

Recientemente, Dios me dijo que el próximo año, su pueblo debe estar preparado para lo inesperado. ¿Cómo hacemos eso? A la mayoría de las personas que conozco les gustan las buenas sorpresas. Una fiesta de cumpleaños sorpresa o un aumento inesperado en el trabajo siempre son bienvenidos, pero nada es peor que las tragedias inesperadas. Lamentablemente, incluso cuando tenemos el mejor seguro de automóvil, vivienda y / o salud, todos nos hemos visto afectados o seremos afectados por dificultades inesperadas. La buena noticia es que la mayoría de nosotros no atravesamos eventos traumáticos a diario. La noticia no tan buena es que escuchamos sobre tales eventos todos los días. Nuestros medios de comunicación nos bombardean constantemente con informes de tornados, incendios, huracanes, muertes y, últimamente, el impacto de Covid-19 en todo el mundo. Las buenas noticias no venden.


Debido a todo eso, la mayoría de las personas, cuando escuchan que se avecinan cosas inesperadas, pasan inmediatamente a un espacio negativo. Empiezan a temer la pérdida de seres queridos, la pérdida de recursos o esperar tragedias, pero esta no debería ser la reacción de los Hijos de Dios. Si conoces a Dios, sabes que Él es bueno. No hay maldad en Él. La Biblia nos dice que todo don bueno y perfecto desciende de lo alto de nuestro Padre Celestial (Santiago 1:17). Por lo tanto, si Dios nos dice que nos preparemos para lo inesperado, no nos está preparando para el impacto de algo negativo. Él simplemente nos invita a una completa y absoluta "dependencia" en Él.


Cuando dependemos de Dios, vivimos vidas desapegadas. Las raíces de nuestras vidas ya no están aquí en la Tierra, pero establecemos un sistema de raíces en el cielo. Con esto, no quiero decir que ya no tengamos que obtener educación, no compremos una casa familiar, o no ahorremos para la jubilación. Lo que quiero decir es que en lugar de poner nuestra confianza en cosas que se pueden perder, ponemos nuestra confianza en Dios que no cambia y que nunca es sacudido. Aquí en la Tierra, podemos tener estabilidad financiera un día y perderla al siguiente, pero Dios es y siempre será nuestro proveedor. Podemos ser fuertes y saludables algún día, y de repente un pequeño accidente puede amenazar eso, pero el poder de Dios para sanar nunca cambia. Cuando Dios es nuestra seguridad, el seguro mundano es algo que hacemos por comodidad, pero no por seguridad.


Cuando dependemos de Dios, vivimos vidas desapegadas. Somos bendecidos con comodidades, pero podemos vivir sin ellas. Alabamos a Dios por la abundancia, pero también lo alabamos en la escasez. Cuando dependemos de Dios, nos regocijamos en la salud y creemos en Él para la sanidad de enfermedades. Cuando dependemos de Dios, somos libres de perder la vida por causa de Jesús, porque sabemos que, al hacerlo, realmente la encontramos.


Creo con todo mi corazón que el pueblo de Dios será bendecido con recursos para ellos y el reino de Dios este próximo año. No espero nada más que bondad y misericordia, pero también sé que en esta vida nada es permanente, excepto el cambio. Por lo tanto, mi confianza no está en nada ni en nadie que pueda cambiar, sino solo en el Señor Dios Todopoderoso que es inmutable. Hijo de Dios, prepárate para lo inesperado… Confía en Dios con todo tu corazón y vive una vida desapegada.



27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page