top of page
  • fhuezo

GUERRAS Y RUMORES DE GUERRAS

Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin.

Mateo 24:6 (NVI)

Ya sea que entendamos su propósito o no, la guerra es inevitable. Cristo nos dijo que debe suceder. Mientras observamos con incredulidad a Rusia invadiendo Ucrania, creo que es un buen momento para que la Iglesia de Jesucristo haga dos cosas. Primero, debemos orar por Ucrania. Esta nación maravillosa, que es el hogar de tantos cristianos, está pasando por lo que ninguna nación debería pasar.


Como alguien que creció en la guerra, sé que los horrores de la guerra permanecen con los sobrevivientes muchos años más allá del final de la lucha. Debemos orar por la protección y provisión del pueblo ucraniano, mandando ángeles recordando que donde abunda el pecado abunda también la gracia. Además, debemos orar por cada soldado que está arriesgando su vida haciendo lo que se le exige en ambos lados de la guerra, y no podemos dejar de orar por la salvación de las personas que actualmente viven en el valle de sombra de muerte a causa de esta horrible guerra.

En segundo lugar, debemos hacer algo de autorreflexión. Es natural sentirse mal por las personas que sufren. También es natural preguntarse cómo nos afectará lo que está pasando en Europa, pero en el mismo versículo en el que nos dijo que oiríamos de guerras, Cristo también nos dio un mandato. Nos dijo que nos cuidáramos de no alarmarnos. Cristo sabía que, para Su pueblo, las señales del “Fin” significaban un maravilloso nuevo comienzo. Cuanto más oscuro se vuelve nuestro mundo, para nosotros; simplemente significa que el amanecer de un nuevo día en la eternidad está más cerca.

Lamentablemente, no todos en el Cuerpo de Cristo esperan ansiosamente este nuevo día. No estoy segura de cuándo sucedió, pero la iglesia dejó de mirar hacia arriba esperando la segunda venida y ha puesto sus ojos en ganar las cosas de este mundo. Ahora nos preocupa más la posibilidad de perder nuestra comodidad que la realidad de que la gente pase la eternidad en el infierno. Jim Elliot, un mártir cristiano, escribió en su diario años antes de que la gente a la que intentaba predicar lo matara: “No es tonto el que da lo que no puede conservar, para ganar lo que no puede perder”.

Pueblo de Dios, no todos los que se sientan a tu lado en la iglesia van a ir al cielo contigo. Muchas de las personas que vemos todos los días no enfrentarán a un Salvador amoroso al final de sus vidas. La gente, que ahora está viviendo lo que ellos llaman “su verdad”, enfrentará “LA VERDAD” en la ira de Dios. Reflexionemos y preguntémonos ¿cuándo fue la última vez que oramos con alguien para entregar su vida a Cristo? ¿Cuándo fue la última vez que nos paramos en la brecha intercediendo por la salvación de alguien? ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a Dios, Señor, heme aquí, envíame a mí?

Ayúdanos Señor a renunciar a lo que no podemos conservar, para ganar lo que no podemos perder.



26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page