top of page
  • fhuezo

Haciendo la Voluntad de Dios en Pecado

Actualizado: 2 ene 2023

Has hecho una tontería”, dijo Samuel. “No ha guardado el mandamiento que el Señor tu Dios te dio; si lo hubieras hecho, él habría establecido tu reino sobre Israel para siempre. Pero ahora tu reino no durará;

1 Samuel 13:13-14(a) (NVI)


Era costumbre ofrecer un sacrificio antes de que Israel fuera a la guerra. Como las tropas estaban desanimadas y amenazaban con irse, el rey Saúl se adelantó y ofreció el sacrificio. Cuando Samuel llegó, vio el sacrificio ardiendo, reprendió a Saúl y le informó que había perdido el trono de Israel por su pecado.


Muchos no entienden por qué el castigo de Saúl fue tan severo. Después de todo, hizo algo bueno. Ofreció a Dios un sacrificio que su ley exigía. El problema no era el holocausto sino que Samuel le había dicho a Saúl que esperara a que él lo ofreciera. Además de eso, Saúl no era sacerdote ni levita. Solo un sacerdote levita podía ofrecer sacrificios. Saúl trató de hacer algo piadoso, a su manera.


Lamentablemente, Saul no es la única persona en la Biblia que trató de hacer lo mismo. Caín trató de dar a Dios una ofrenda de su cosecha en lugar de un cordero, los fariseos y saduceos juzgaron a Jesús por no guardar el sábado, y Ananías y Safira vendieron su tierra y le dieron parte del dinero a Pedro. Todos hicieron buenas obras, y todos terminaron en problemas con Dios.


He conocido a muchas personas tratando de hacer la voluntad de Dios a su manera. Eso, amigo mío, es desobediencia, y la desobediencia es pecado. He visto cómo la gente va al campo misionero no necesariamente para servir a los pobres sino para experimentar un nuevo lugar o divertirse con sus amigos. Muchos asisten a la iglesia no para adorar, aprender o servir, sino como parte de una tradición cultural o religiosa.


Amigos míos, a Dios no le impresionan las buenas obras de corazones con malas intenciones. No podemos servir al Dios de la Biblia a nuestra manera. Esta semana me gustaría que evaluemos nuestro caminar con Dios. ¿Somos cristianos, o simplemente asistimos a una iglesia cristiana? Reflexionemos y si es necesario, enderecemos nuestros caminos. En lugar de pecar tratando de hacer la voluntad de Dios a nuestra manera, entreguemos nuestra voluntad a Dios y vivamos nuestras vidas a Su manera.



33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page