top of page
  • fhuezo

La Clave para Caminar en el Agua

Señor, si eres tú", respondió Pedro, "dime que vaya a ti sobre el agua".

"Ven", dijo.

Mateo 14:28-29 (NVI)


Todo el mundo conoce la historia de Pedro caminando sobre el agua. Algunas personas lo juzgan por apartar los ojos de Jesús, y otros le dan crédito porque al menos caminó sobre el agua. No importa de qué lado de la discusión estés, estoy segura de que probablemente te gustaría experimentar caminar sobre el agua. Especialmente si supieras que estarías seguro al lado de Jesús.


En las últimas semanas, me he sentido un poco abrumada por mis desafíos y por la cantidad de responsabilidades en mi plato. Orando al respecto, escuché al Señor decir: "No te distraigas con lo que la vida te arroja. Mantén tus ojos en mí".


Eso, amigos míos, es la clave para caminar sobre el agua. Las olas no hicieron que Pedro se hundiera. Lo que lo hundió fue que prestó atención al viento y quitó los ojos de Jesús. Déjame desglosar esto un poco para ti. Es fácil para Dios quebrantar las leyes de la naturaleza. El viento, las olas altas o incluso una tormenta no habrían sido nada para Jesús. El problema fue la falta de concentración de Pedro.


Nuestros desafíos o pruebas no son nada para Dios. Él es el Dios de lo imposible. El cáncer no es rival para Jehová Rapha, nuestro Sanador. La pérdida de un trabajo no es nada grave para Jehová Jireh, nuestro Proveedor. Nada es difícil para el Dios que dividió las aguas y secó la tierra para que toda una nación pudiera cruzar el Jordán.


Podemos conquistar cualquier cosa si mantenemos nuestros ojos en Jesús en medio de nuestras pruebas. Los tiempos que vivimos son malos. Quién sabe, uno de estos días puede que tengas que caminar sobre el agua. Pedro lo hizo, y si el ruido de las pruebas y la presión de los desafíos no nos distraen, también podremos hacerlo. ¡Mantengamos nuestros ojos fijos en Jesús!



12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page