top of page
  • fhuezo

LA SANTA CENA Y LA SANIDAD DIVINA

Mientras comían, Jesús tomó un poco de pan y lo bendijo. Luego lo partió en trozos, lo dio a sus discípulos y dijo: «Tómenlo y cómanlo, porque esto es mi cuerpo».Y tomó en sus manos una copa de vino y dio gracias a Dios por ella. Se la dio a ellos y dijo: «Cada uno de ustedes beba de la copa, 28 porque esto es mi sangre, la cual confirma el pacto[a] entre Dios y su pueblo. Es derramada como sacrificio para perdonar los pecados de muchos.

Mateo 2626-28 (NTV)

Los cristianos tienen puntos de vista diferentes sobre el propósito y el significado de la Santa Cena o Comunión. Cada denominación tiene diferentes tradiciones al respecto. Para mí la comunión es algo precioso, que tomo a menudo por diferentes motivos. Me encanta tomarla con mi familia cuando nos reunimos en agradecimiento por las bendiciones de Dios y como un recordatorio de la muerte, resurrección y segunda venida de Cristo. También la tomo cuando necesito sanidad.


Hace muchos años, Dios me dio una revelación de su poder para sanar a través de la Santa Cena. Mi madre acababa de sufrir un derrame cerebral que le afectó el habla. La dejó completamente muda. Los médicos estaban contentos de que su habla fuera la única área afectada por el derrame cerebral, pero las personas que conocían a mamá sabían que, para ella, la pérdida del habla era peor que la pérdida de movimiento.


Los médicos nos dijeron que el daño era permanente y que nunca más volvería a hablar, pero el Espíritu Santo tenía otros planes para mamá. No puedo decirles por qué, pero sentí que ella necesitaba recibir la Santa Cena a diario hasta que recuperara el habla. Mis hermanos y yo decidimos que uno de nosotros visitaría a mamá todos los días para compartir la comunión y orar con ella por su sanidad.


¡Para la gloria de Dios y la sorpresa de sus médicos, mi mamá comenzó a hablar al final del día 45 de hacer eso! Todavía tiene problemas pronunciando algunas palabras, pero la broma en nuestra familia es que el problema ahora es que nunca deja de hablar. Desde entonces, he usado la comunión como punto de fe para la sanidad y a través de ella he visto muchos milagros en mi familia y en la vida de miembros de algunas de las congregaciones donde he predicado.


Durante su última cena, Cristo les dijo a Sus discípulos que tomaran el pan como símbolo de Su cuerpo. La Biblia nos dice que somos sanados por la llaga de Cristo (Isaías 53:5). El pan que partimos durante la comunión representa esa llaga, lo cual es el precio de nuestra sanidad física. Cuando recibimos la comunión, estamos haciendo más que recordar el sacrificio de Cristo. También declaramos nuestra fe en Dios para sanar nuestros cuerpos y perdonar nuestros pecados.


La comunión no es solo algo que debemos tomar una vez al mes en la iglesia. Es un testimonio para el mundo de que debido a que estamos en Cristo, las promesas de Dios para nosotros son sí y amén. Si han estado parados en fe por su sanidad o la de un ser querido ya por un tiempo y esa sanidad aún no ha llegado, tomen la comunión. Impulsará su fe y también puede liberar el poder sanador de Dios sobre sus vidas.


PD, si desean que compartamos sus testimonios con nuestros lectores, envíelos a info@globalgraceministries.com

58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page