top of page
  • fhuezo

Mi Amigo el Espíritu

Actualizado: 2 ene 2023

"No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas".

Efesios 5:11 (NVI)


Alguien me preguntó esta semana cuál era la versión cristiana de Halloween. Le dije que Halloween es un tema controversial entre los cristianos. Por un lado, están los que no tienen problema en decorar su casa con esqueletos o zombis y se disfrazan de brujas y demonios. Por el otro lado, algunos cristianos se ofenden al ver calabazas que le desean a la gente un feliz otoño.


Mi respuesta probablemente fue demasiado ambigua porque la persona me preguntó: "¿Cuál es tu opinión sobre Halloween? Y ya que eres hispana, ¿celebras el tradicional "Día de los Muertos?" A lo cual respondí: "No celebro ni Halloween, ni el Día de los Muertos", porque respeto demasiado a mi amigo el Espiritu.”


Verán, he tenido una relación muy estrecha con el Espíritu Santo desde la infancia. Tenía ocho años la primera vez que escuché Su voz en mi corazón. Me llamó al ministerio cuando tenía doce años, y a los diecisiete me dictó palabra por palabra el primer sermón que prediqué. Él ha caminado conmigo durante las mejores y peores temporadas de mi vida y todavía me enseña la Biblia hasta el día de hoy.


Es gentil y dulce, pero lo suficientemente poderoso como para romper las adicciones y sanar a los enfermos. Él ama a los niños, y nuestra adoración le da alegría, pero no dejen que eso los confunda. Él es también un fuego consumidor. Él fue quien le preguntó a la tumba: "Oh tumba, ¿dónde está tu victoria?" Después de resucitar a Jesús de entre los muertos. Él es Dios y, como Dios Padre, es celoso de Su relación con Su pueblo.


Yo, mis amigos, no tengo por qué poner figuras de fantasmas felices y telarañas dentro o fuera de mi casa. He expulsado suficientes demonios de la gente para saber que no existe tal cosa como un "espíritu divertido o benévolo". Me gusta disfrazarme, pero lo último que quiero es abrir una puerta de mi vida a un demonio disfrazándome como tal o celebrando el ocultismo.


Ustedes, pueden decidir lo que hacen en Halloween. Yo no puedo tomar parte en las obras infructuosas de las tinieblas. He escogido respetar a mi amigo, el Espíritu Santo. Uso Halloween para ganar territorio para el reino de Dios. No me escondo ni me encierro en mi casa el 31 de octubre o el 1 de noviembre. Hago todo lo que puedo para que el amor de Dios brille al máximo en esos días. Recuerden que cuando el pecado aumenta, la gracia debe aumentar aún más.


No creo que valga la pena jugar de ninguna manera con lo oculto, incluso si viene en un paquete atractivo, o culturalmente correcto.





26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page