top of page
  • fhuezo

¿Necesito que Dios sane mi tierra?

Si mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, se humilla y ora, y busca mi rostro, y se vuelve de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados Y SANARÉ SU TIERRA.

2 Crónicas 7:14 (NVI)


Después de que Salomón terminó de celebrar la dedicación del Templo que construyó, Dios lo visitó y tuvo una interesante conversación con él. Dios le dijo a Salomón Cuando cierre los cielos sobre mi pueblo, si oran, buscan mi rostro y se arrepienten de sus malos caminos, los escucharé y los perdonaré y sanaré su tierra.

¿Notaste que Dios no le dijo a Salomón “si” cierro los cielos, sino “cuándo” cierre los cielos? ¿Qué triste es eso? ¿Cuán triste es que Dios supiera que Israel se desviaría y lo obligaría a cerrar los cielos sobre ellos para que regresaran a Él? Dios es omnisciente y sabe todo, pero desafortunadamente, no necesitaba ser omnisciente para saber que Israel caería en desgracia. Hacian eso todo el tiempo.


Dios le prometió a Salomón ese día que cada vez que Su pueblo caería de Su gracia si se lo pedían, Él los perdonaría y arreglaría lo que su pecado rompió o arruinó. Es esencial reconocer que Dios le hizo esta promesa a Salomón no para el mundo sino para su pueblo. Dado que la sangre de Cristo hace que la iglesia sea el pueblo de Dios, esta promesa también nos pertenece a nosotros.


Mucha gente piensa que si el pueblo de Dios ora, se arrepiente y se vuelve de sus malos pasos, Dios sanará a sus países, pero eso no es lo que nos dice la Biblia. La Biblia nos dice que CUANDO nosotros, el Pueblo de Dios, vivamos bajo un cielo cerrado debido a nuestros pecados, SI oramos, nos arrepentimos y nos volvemos de nuestros malos caminos, Dios sanará nuestra tierra (hogar, parientes y posesiones).


Si lees los versículos anteriores, verás que la promesa de 2 Crónicas 7:14 no es para la iglesia en general. Es para el pueblo de Dios que está viviendo las consecuencias de sus pecados. Amigo, si vives en obediencia, no hay necesidad de que le pidas a Dios que sane tu tierra. Tu tierra (hogar y posesiones) es bendecida. No pierdas más tiempo si los cielos sobre tu tierra están cerrados. Ora, busca el rostro de Dios y vuélvete de sus malos caminos. En otras palabras, ¡ARREPIENTETE!




65 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page