top of page
  • fhuezo

NO vive EN ESTA DIRECCIÓN

Si el mundo te odia, ten en cuenta que me odió a mí primero.

Juan 15:18 (NVI)


Mi cartero trajo el correo de otra persona a mi dirección hace unos días. Pensando que había cometido un error, lo coloqué en el buzón de envío, con la esperanza de que el cartero corrigiera su error. Desafortunadamente, encontré el mismo correo en mi buzón al día siguiente. Después de tres días consecutivos de esto, escribí con letras grandes NO VIVE EN ESTA DIRECCIÓN en cada sobre, y nunca lo volví a ver.


Esta semana el Señor puso en mi corazón escribir sobre el rechazo. Conozco bien el rechazo. Mi corazón lidió con él durante mucho tiempo. Es lo opuesto a la aceptación y el resultado del abandono, el abuso, la traición o la falta de amor. He experimentado esos sentimientos en diferentes épocas de mi vida y puedo testificar que sí producen rechazo. Es posible que tu hayas experimentado el mismo dolor y lo entiendas demasiado bien.


La buena noticia es que estamos en buena compañía. Jesús experimentó un nivel de rechazo como ninguna otra persona. El que comió de Su plato, lo traicionó. Las personas que juraron que morirían con Él lo abandonaron. Fue abusado hasta la muerte y fue odiado, colgado en una cruz, salvando a la gente que lo rechazaba.


Piénsalo, el creador y autor de todas las cosas permitió que Su creación lo rechazara. El único Perfecto sufrió rechazo por nosotros. La Biblia dice que Él tomó nuestro lugar, no solo haciéndose pecador para comprar nuestra salvación, sino que también tomó nuestro rechazo para que pudiéramos ser libres de él. El rechazo ya no tiene derecho a reclamar residencia en nuestras vidas.


En un mundo corrupto, experimentaremos odio. No importa cuán inteligentes, hermosos, educados o talentosos seamos, experimentaremos rechazo. Lo fantástico es que no tenemos que vivir con él. Así como no tenemos que aceptar el correo de otra persona, no tenemos que aceptar el rechazo en nuestro corazón. Podemos enviarlo a la cruz, porque somos aceptados y apreciados en Cristo.


La próxima vez que el mundo intente enviarte rechazo, no permitas que ese odio entre en tu corazón. Dile: “No vive en esta dirección”, y envíalo a la cruz.



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page