top of page
  • fhuezo

¿POR QUÉ ESTOY PASANDO POR TIEMPOS DIFÍCILES? (Parte 1)

Mi familia, muchos amigos y yo hemos enfrentado tiempos difíciles este año. Últimamente le he estado preguntando a Dios la razón de estas dificultades. En oración, Dios me habló sobre el fruto y el propósito de nuestras pruebas. Tanto los creyentes como los no creyentes enfrentan pruebas. La diferencia es que, si eres creyente, tu fe está anclada en Dios, nuestro libertador en estos tiempos difíciles.


Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo;

y cuando pases por los ríos, no te anegarán

Cuando camines por el fuego, no te quemarás;

las llamas no te abrasarán.

Isaías 43:2 (NVI)


Este versículo habla de dos tipos diferentes de pruebas. Algunas pruebas nos hacen pasar por aguas, y otras nos hacen caminar por fuegos. Cuando somos probados por agua, nuestros problemas pueden abrumarnos, pero no experimentamos pérdidas permanentes en este tipo de pruebas.


Confiar en Dios en estas pruebas es difícil porque nunca sabemos cómo Dios nos ayudará a superarlas. No sabemos si elegirá sacarnos del agua cuando el agua nos llegue al cuello, si enviará una barca a buscarnos cuando el agua comience a subir, o dividirá las aguas para que caminemos en tierra firme.


En mi opinión, estos desafios prueban nuestra fe en las promesas de Dios. Vienen a mostrarnos si realmente creemos que Dios es quien dice ser. Nos muestran si confiamos en Dios como nuestro proveedor, sanador, defensor, protector, etc. Estas pruebas no nos cambian. Cambian la percepción que tenemos de Dios y de nosotros mismos.


Cuando Dios le pidió a Abraham que sacrificara a Isaac, Abraham ya conocía a Dios como su proveedor. Él sabía que de una forma u otra, bajaría de esa montaña con Isaac (Génesis 22:5). El que necesitaba ver a Dios como su proveedor era Isaac. No vemos a Dios probando la fe de Isaac en la provisión de Dios en ninguna otra etapa de su vida. Esta prueba le reveló a Dios a Isaac como su proveedor de una vez y para siempre.


Una persona que falla en una prueba por agua por no confiar en Dios, puede tener que repetir la misma prueba no como un castigo de Dios sino porque el Espíritu Santo está más interesado en nuestra madurez que en nuestra comodidad. Creeme, una vez que sepas que Dios es tu proveedor, las finanzas ya no serán una fuente de temor para ti.


Una vez que pases por el otro lado de una prueba por agua, nunca tendrás que volver a aprender la lección. Tristemente, algunas personas nunca aprenden a confiar en Dios en ciertas áreas de sus vidas y obtienen una imagen distorsionada de Dios en esas áreas. Algunos incluso pueden creer que Dios tiene favoritos, es egoísta o no responde todas las oraciones.


Si tu fe está siendo probada, tú, mi amigo, estás pasando por algunos ríos. Recuerda que, en esta prueba por agua, no estás solo. Dios está contigo, y esos ríos no te barrerán. Cálmate, aférrate a una promesa bíblica que te dé fe en el área en la que estás siendo probado y espera que Dios envíe un bote, seque el suelo o te ayude a caminar sobre esas aguas. Te prometo que lo hará.



26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page