top of page
  • fhuezo

¿Por qué estoy pasando por tiempos difíciles? (Parte 2)

La semana pasada hablamos de nuestras pruebas por agua. Hoy quiero compartir con ustedes lo que el Señor me dijo acerca de las pruebas de fuego. Las pruebas de fuego nos transforman. El fuego cambia absolutamente todo lo que toca. El fuego puede producir pérdidas. Una prueba de fuego es dolorosa porque el fuego consume, destruye o purifica lo que pasa por él. Una prueba de fuego nos cambia tanto que incluso las personas que nos rodean reconocen que ya no somos las personas que solíamos ser antes de nuestra prueba.


David salió del palacio de Saúl como un buen guerrero que tocaba el arpa. Después de una larga prueba de fuego, David regresó al palacio como rey y profeta. De joven, cuando mató a Goliat, nadie estaba dispuesto a apoyarlo. Como Rey, tenía un ejército de soldados legendarios listos y dispuestos a morir por Él. El fuego cambia la forma en que vemos a las personas y la forma en que las personas ven a Dios en nosotros.


La persona que falla en una prueba de fuego puede enojarse, amargarse e incluso dejar a Dios. Ve a Dios como culpable de sus pérdidas o indiferente a su dolor. En cualquier caso, su relación con Dios sufre, porque ¿cómo vamos a amar a alguien que voluntariamente nos causa dolor o no se preocupa por nuestro sufrimiento?


Muchos podrían preguntarse por qué Dios nos permite pasar por tales pruebas si Él sabe que podríamos fallar. Lo hace porque conoce los resultados de tales pruebas cuando salimos victoriosos, lo cual es su única meta. Necesitamos recordar que no pasamos por las pruebas solos. Aunque no lo parezca, Dios está con nosotros en cada paso del camino.


Dios tampoco nos prueba más allá de nuestras capacidades. 1 Corintios 10:13 dice: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres”. Dios es fiel; Él no permitirá que seamos tentados más allá de lo que podamos soportar, y proporciona una salida cuando somos tentados.


Por último, nuestras pruebas por agua o fuego valen la pena. Estoy convencida de que las pruebas por agua producen avivamiento, porque cuando una iglesia conoce a su Dios, da testimonio de su poder. El poder de Dios tiende a traer a los incrédulos a Cristo. El avivamiento no es una reunión llena de la presencia de Dios; eso debe ser nuestra rutina. El avivamiento ocurre cuando los incrédulos vienen a Cristo en gran número, y la iglesia de Jesucristo experimenta un crecimiento masivo.


Las pruebas de fuego producen gloria. Cuando el pueblo de Dios es purificado por el fuego, atrae la presencia transformadora, el poder sanador y la santidad de Dios. La gloria de Dios sostendrá a la iglesia en estos tiempos oscuros hasta el Rapto. Ahora más que nunca, la Iglesia de Jesús necesita tal gloria.


En conclusión, mi querido amigo, si estás atravesando aguas profundas, no luches contra ellas. Deja que Dios te lleve a través de él. Agárrate de Su mano, y por muy altas que sean esas aguas, recuerda que cada ola debe obedecer a la voz de quien te sostiene.


Si estás pasando por el fuego preguntándote qué más perderás, entrégaselo todo a Dios. No perderás ninguna relación que valga la pena mantener, ninguna cosa material que Dios no pueda restaurar, y ningún ser querido que no vuelvas a ver si es salvo. Pronto terminará tu prueba, y verás su fruto y propósito. O tu fe será más fuerte, o te parecerá más a Cristo. De cualquier manera, la iglesia se fortalece y tú ganas.




26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page