top of page

¿Puede Dios Odiar a Alguien?

Hay seis cosas que el Señor aborrece, siete que le son abominables: los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos que derraman sangre inocente, el corazón que trama maquinaciones perversas, los pies que se apresuran a precipitarse al mal, el testigo falso que derrama mentiras y una persona que provoca conflictos en la comunidad.

Proverbios 6: 16-19


La mayoría de las personas que creen en Dios saben que Dios es amor. Por tal declaración muchos piensan que Él ama a todo y a todos y es incapaz de odiar. Pensar eso es un error, porque la Biblia nos dice que hay algunas cosas que Dios odia y hay personas que Él detesta.


Dios odia los ojos altivos o los ojos de las personas que miran a los demás como inferiores o indignos de respeto. Dios odia las lenguas mentirosas. Algunas personas consideran que las mentiras son algo divertido o inofensivo, pero recuerden que satanás es el mentiroso más grande. De su boca no sale nada verdadero. Una lengua mentirosa es un arma que satanás puede usar para traer mucha destrucción, y Dios la odia.


Dios no se olvida de las manos que derraman sangre inocente. En este mundo, muchos crímenes quedan sin resolver, pero recuerden que la sangre de los inocentes tiene una voz que Dios escucha. La Biblia también nos dice que Dios odia el corazón que se toma el tiempo para idear planes malvados. Todos podemos dañar a personas sin querer, pero Dios está observando mientras las personas conspiran intencionalmente para dañar a otros, y sus planes quedan grabados en los registros del cielo.


La Biblia nos dice que Dios también odia los pies que se precipitan hacia el mal. Estos pies pertenecen a personas que han silenciado por completo su conciencia. Y lo último que Dios odia, según Salomón, es un testigo falso que testifica mentiras sobre los demás. Lo increíble para mí es que, aunque Dios odia cada una de estas cosas, juntas describen a la persona a quien Dios no sólo odia, sino que detesta. Dios detesta a los discriminadores.


Dios odia a las personas que discriminan a otros por cualquier motivo. Sí, amigos míos, la discriminación, el racismo, los crímenes de odio y el genocidio son producto de las seis cosas que Dios odia. La discriminación nos convierte en personas que Dios detesta. Nada provoca más conflictos en las comunidades que la discriminación. Las personas no tienen ningún problema en matar o dañar a otros que consideran sin valor o inferiores a ellos.


Amigos míos, la próxima vez que se sientan tentados a ver a alguien como inferior a ustedes, recuerden que Dios nos creó a todos; por lo tanto, todos somos iguales. No tenemos que estar de acuerdo ni siquiera tenemos que entendernos, pero DEBEMOS respetarnos y vernos como criaturas de Dios. De lo contrario, corremos el riesgo de convertirnos en personas que Dios odia.



 

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page