top of page
  • fhuezo

¿Qué se Va a la Eternidad el Alma o el Espíritu?

Algunos creen que dejamos de existir cuando nuestro cerebro muere y nuestro corazón deja de latir. La verdad es que incluso si las personas no están seguras de lo que sucede después de la muerte, en el fondo de sus corazones, la mayoría de las personas saben que la esencia de quienes somos deja nuestros cuerpos cuando morimos. Hoy no nos preguntamos a dónde vamos cuando morimos. En cambio, queremos saber qué parte del hombre (espíritu o alma) va a la eternidad.


El cuarto capítulo de hebreos nos dice: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, más cortante que toda espada de dos filos, y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” En este versículo, aprendemos que la palabra de Dios puede dividir el alma y el espíritu, pero no encontramos nada más en la Biblia, ni siquiera la muerte, que pueda hacer eso.


Por lo tanto, es seguro asumir que el alma y el espíritu van juntos a la eternidad cuando nuestros cuerpos mueren. Así como nuestros corazones no pueden vivir sin nuestros cuerpos y nuestros cuerpos no pueden vivir sin nuestros corazones, porque uno depende del otro, nuestras almas y espíritus son interdependientes.


Esta dependencia significa que en nuestro hogar celestial sentiremos emociones, recordaremos nuestro pasado, usaremos nuestra imaginación o creatividad y tomaremos decisiones. Recordaremos nuestras vidas terrenales, reconoceremos a nuestros seres queridos, usaremos nuestros dones y talentos y podremos aprender cosas nuevas. También tendremos comunión con Dios como nunca antes, porque nuestros espíritus y almas ya no tendrán que luchar contra la tentación.


Desafortunadamente, la dependencia entre el alma y el espíritu también significa que, en el infierno, las personas sentirán emociones, reconocerán a los demás y recordarán sus vidas pasadas. Aun así, sus espíritus estarán para siempre desconectados de Dios. No tendrán una conciencia que les ayude a abstenerse del mal, y como serán atormentados día y noche, su única decisión probablemente será infligir dolor.


En conclusión, el alma y el espíritu dejan nuestros cuerpos después de la muerte y pasan la eternidad juntos. Cómo y dónde terminan depende de nosotros por ahora, pero llegará el día en que ya no será nuestra decisión. Por supuesto, podría estar equivocada y un día podríamos dejar de existir, pero si tengo razón, las almas y los espíritus de muchos podrían despertar un día en el infierno. Si eres salvo, te veré en el cielo donde verás mi alma y mi espíritu en el cuerpo nuevo y delgado que tendré en la gloria.


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentarer


bottom of page