top of page

Una Herramienta que Puede Edificar o Destruir

Los que guardan su boca y su lengua se protegen de la calamidad.

Proverbios 21:23


Conozco a alguien que fue despedido de su trabajo porque no supo guardar un secreto. Su jefe había pedido al grupo directivo que mantuviera algo bajo absoluta confidencialidad, y esta persona, tratando de impresionar a unos amigos, compartió esa información con ellos. Cuando el dueño de la empresa descubrió esta violación de la confidencialidad, despidió inmediatamente a la persona que abrió la boca.


La persona había trabajado para la empresa durante cinco años, y cinco minutos de falta de cordura destruyeron su reputación en los negocios. Una vez que otras empresas se enteraron por qué lo habían despedido, nadie quiso contratarlo. Lo más triste fue que las personas que le contaron a los demás sobre la falta de prudencia de esta persona eran sus supuestos amigos con quienes compartió la información confidencial.


En el capítulo veintiuno de Proverbios, Salomón nos dice que cuando cuidamos nuestra boca, nos protegemos de la calamidad. No creo que ninguno de nosotros esté en desacuerdo con la declaración de Salomón. Aun así, estoy escribiendo sobre ello esta semana para recordarnos que nuestras lenguas pueden meternos en grandes problemas a menos que le demos el control de ellas al Espíritu Santo.


He sido testigo de innumerables amistades desmoronadas debido a una sola palabra mal pensada. Si bien podemos elevar y alentar a las personas con nuestras palabras, es mucho más fácil herir y ofender con ellas. Una sola palabra puede infligir un dolor profundo y duradero, y puede llevar años para que ese daño sane, si es que alguna vez lo hace. Ese es el poder de nuestras palabras, que debemos ejercer con la mayor cautela y atención plena.


Por lo tanto, hoy nos recuerdo que nos apoyemos en el Espíritu Santo para recibir guía en nuestro habla esta semana y siempre. Busquemos Su intervención en cada palabra que escape de nuestros labios. Al hacerlo, podemos evitar un desastre, siempre conscientes de que nuestras lenguas son herramientas que pueden construir o destruir nuestras vidas y las vidas de los demás. Cada palabra que pronunciamos tiene el potencial de infundir vida o desatar calamidades.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page