top of page
  • fhuezo

Una Promesa Cumplida

Ahora bien, había un hombre en Jerusalén llamado Simeón, que era justo y piadoso. Estaba esperando el consuelo de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él. El Espíritu Santo le había revelado que no moriría antes de haber visto al Mesías del Señor.

Lucas 2: 25-26 (NVI)

No sabemos mucho sobre Simeón, pero lo que sabemos de él es impresionante. La Biblia nos dice que era justo, devoto y que el Espíritu Santo estaba sobre él. Eso en sí mismo es una descripción asombrosa, pero en mi opinión, la mejor cualidad de Simeón fue su fe en las promesas de Dios. Esperaba el consuelo de Israel, y Dios le había prometido que no moriría antes de ver a su Mesías. ¡Qué promesa tan asombrosa!

Israel había estado esperando siglos para ver a su Rey, y este hombre devoto sabía que lo vería antes de morir. No sabemos cuánto tiempo esperó el cumplimiento de su promesa, pero podemos aprender algunas cosas de Simeón con respecto a cómo esperar nuestras propias promesas. Para empezar, Simeón se quedó en Jerusalén, la ciudad donde sabía que vendría el Mesías. También actuó rápidamente por la inspiración del Espíritu Santo, quien le dijo que fuera al patio del templo ese día. Por último, y esto fue crucial, no dejó de ver a Jesús buscando a un rey rico rodeado de guardias. Vio el milagro más grande que la humanidad jamás haya experimentado en los brazos de una pareja joven y humilde.

Simeón podría haber perdido la oportunidad de encontrarse con el Señor de Señores por algo tan simple como tomarse demasiado tiempo para seguir la dirección de Dios ese día. Me pregunto si alguna vez nos hemos perdido de algunas de las promesas de Dios al movernos demasiado rápido o demasiado lento en sus instrucciones. También, en mi caminar con Cristo, he conocido a algunas personas que se cansaron de esperar las promesas de Dios para ellos. Lamentablemente, debido a su disolución, algunos de ellos dejaron de servir a Dios por completo.

Hijos de Dios, hoy sentí la necesidad de recordarles que las promesas de Dios para nosotros son siempre condicionales. No importa lo que Dios te haya prometido, te garantizo que hay pasos que debes tomar para obtener esa promesa. Por favor, no pierdas tu bendición. Quédate donde Dios te tiene. Ve a donde Dios te ha enviado, y sigue creyendo que lo que Dios te dijo es cierto. No pierdas tus bendiciones porque no parecen lo que esperabas.

Estoy segura de que había parejas mejor "acomodadas" que presentaron a sus bebés en el templo el día en que María y José llevaron a Jesús. Simeón no perdió su promesa porque no estaba buscando a alguien que "pareciera" un rey. Permitió que Dios lo guiara hacia el Mesías. Espero que ninguno de nosotros pierda nuestras promesas por no movernos en el tiempo de Dios, por desesperarnos, o porque las bendiciones de Dios no se ven como las esperábamos. Mantente firme, Hijo de Dios. Aférrate a la esperanza que profesas, porque fiel es el que te hizo esas promesas.



18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page